martes, julio 23, 2024
HomeNacionalesConcentrar las fuerzas del Pacto Nacional en la lucha contra la desigualdad:...

Concentrar las fuerzas del Pacto Nacional en la lucha contra la desigualdad: el legado de Laura Sarabia en Prosperidad Social

• En estos meses, la entidad consolidó el programa Renta Ciudadana, como el centro del sistema de transferencias, y aumentó el valor de la transferencia del programa Colombia Mayor, de 80 mil pesos a 223 mil pesos.
• Desde septiembre del año pasado, la entidad se ha concentrado, también, en implementar los programas y proyectos que se aprobaron con el Plan Nacional de Desarrollo Potencia Mundial de la Vida.
• La directora de la entidad, Laura Sarabia, estuvo encargada de congregar fuerzas públicas y privadas en proyectos para la atención de regiones y poblaciones con las que el país tiene las mayores deudas.

Bogotá, D. C., 22 de febrero de 2024. En seis meses de gestión, la directora de Prosperidad Social, Laura Sarabia, consiguió enfocar fuerzas del Pacto Nacional, que convocó el Gobierno Nacional, en proyectos viables para la superación de la desigualdad regional y de las deudas históricas que el país tiene con muchas poblaciones vulnerables. El más avanzado de estos proyectos es la Misión La Guajira, que es una ambiciosa alianza público-privada para ofrecer las soluciones reales y duraderas que ese departamento y su población requieren.

Una alianza para beneficiar a más de 3.600 hogares wayuu

Misión La Guajira se materializó en diciembre pasado, dos semanas después de que el presidente Gustavo Petro y Sarabia se reunieran (el 21 de noviembre) con empresarios y representantes de gremios y sectores políticos, para establecer los ejes de un diálogo nacional que lleve al desarrollo de la educación, la productividad y la inclusión territorial con énfasis en La Guajira, la región del Pacífico y la región de la Orinoquia.

El 13 de diciembre, Sarabia y el presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento, firmaron el acuerdo para que Misión La Guajira concentre trabajo y recursos de distintos sectores para mejorar la calidad de vida de los habitantes del departamento, especialmente de las comunidades de Manaure y Uribia, que sufren las peores condiciones en la precaria situación humanitaria de la región.

Con esta estrategia de intervención integral más de 3.600 hogares wayuu recibirán soluciones reales y duraderas para mejorar la calidad de vida de los habitantes del departamento, especialmente de las comunidades de Manaure y Uribia, que sufren las peores condiciones en la precaria situación humanitaria de la región. La alianza atenderá las necesidades básicas insatisfechas en materia de seguridad alimentaria, abastecimiento de agua y soluciones energéticas, y lograr así transformaciones estructurales. Este año, la entidad ya avanzó en la focalización y los equipos conjuntos avanzaron en la construcción del modelo de la operación técnica y el plan de trabajo en las 74 comunidades wayuu que serán atendidas.

El pasado 1 de febrero, dio sus primeros resultados cuantificables: socializó y concertó el proyecto piloto de potabilización del agua para las comunidades wayuu de Grasamana, Parensca 1 y Parensca 2, en el municipio de Manaure, que beneficiará de manera directa a 100 hogares de estas comunidades.

En la misma línea de coordinación de trabajo contra la pobreza y la desigualdad, Prosperidad Social, encabezada por Sarabia, promovió el trabajo conjunto con gobernadores y alcaldes entrantes, con los que se reunió el 8 de febrero y el 31 de enero pasados, respectivamente, para concertar el trabajo de planeación local con las metas nacionales en justicia social.

Durante estos encuentros, la directora Sarabia subrayó la importancia de la acción conjunta y efectiva en los territorios. “Es fundamental trabajar unidos, más allá de las mesas y reuniones, es necesario salir al terreno, identificar a las comunidades vulnerables y ofrecer soluciones reales”, expresó la directora.

Asimismo, enfatizó la necesidad de caracterizar la oferta social, focalizar las intervenciones en las comunidades más necesitadas y fortalecer la articulación entre los diferentes actores gubernamentales y el sector privado. “La cooperación internacional está dispuesta a invertir en nuestro país, pero debemos demostrar nuestra capacidad de trabajar en equipo y ejecutar acciones eficaces”.

El trabajo se extendió a las relaciones con académicos y expertos internacionales y representantes del sistema interestatal. La entidad lideró un encuentro de alto gobierno con la ONU, para coordinar trabajo conjunto para la superación de la pobreza y para fomentar la inclusión productiva para víctimas del conflicto; y con la economista Mariana Mazzucato, para lograr alianzas público-privadas para favorecer a la población vulnerable.

Transferencias monetarias para superar las brechas de la pobreza y la desigualdad

El objetivo que deja instalado la entidad para 2024 es conjugar el trabajo de los programas del sistema de transferencias –este año se implementan Renta Ciudadana y Renta Joven– con la promoción de la economía popular y el desarrollo productivo del país, para que los participantes superen definitivamente las trampas de la pobreza.

Un logro significativo del programa Colombia Mayor, fue el aumentó el valor de la transferencia, garantizando ingresos mensuales por encima de la línea de pobreza extrema a los adultos mayores, que pasarán de recibir 80 mil pesos a 223 mil pesos.

Como parte de los compromisos con las comunidades wayuu, la directora Sarabia logró ajustar la incorporación de familias wayuu con niños en el programa Renta Ciudadana y superar los inconvenientes que se presentan en materia censal, para que estas comunidades puedan acceder al resto de la oferta institucional de Prosperidad Social. La entidad consolidó también Misión Colombia, para el acompañamiento familiar y comunitario de los hogares en pobreza extrema participantes en Renta Ciudadana.

Infraestructura: resultados para fortalecer la economía popular

Bajo la dirección de Sarabia se promovieron obras de infraestructura que requieren las comunidades para reactivar la economía popular. Entre ellos, la construcción de las plazas de mercado y de mariscos de Tumaco que contará con una inversión superior a los 26.000 millones de pesos. Adicionalmente, se inició con el proceso de adición para las mejoras de acceso y movilidad vial del puente el Riito en la desembocadura del rio Ranchería, en Riohacha, por un valor de 1.600 millones de pesos.

Ruta por la Prosperidad, el Estado en la Colombia profunda

El trabajo misional de Prosperidad Social se fortaleció en estos meses con la implementación de estrategias como la Ruta por la Prosperidad, que busca articular sectores públicos, para fomentar la productividad y el emprendimiento, e impulsar el desarrollo social en las regiones priorizadas por la estrategia. “El Gobierno del Cambio está abriendo el camino para que la Colombia profunda sea reivindicada y reparada por el olvido histórico al que ha sido sometida”, dijo la directora Sarabia.

La primera etapa de la Ruta por la Prosperidad atendió población en Nariño, Cauca, Chocó, San Andrés Providencia y Santa Catalina, Meta, Boyacá, Caldas, Magdalena y La Guajira.

Una entidad a la altura de los retos del país

Durante estos seis meses la entidad avanzó en el proceso de modernización que se requiere de la mano del rediseño institucional para responder al Plan Nacional de Desarrollo, con la entrega del estudio de cargas laborales, certificaciones en las Normas Técnicas Internacionales ISO 9001:2015 Sistema de Gestión de Calidad, y en ISO 27001:2022 Sistema de Gestión de Seguridad de la Información, por parte de Global Colombia Certification – GCC: logró las metas con los procesos de la seguridad de la información de las personas más vulnerables, y la adopción del teletrabajo que constituye una opción que, sin duda, contribuye a mejorar la calidad de vida de los funcionarios.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img

LE PUEDE INERESAR

error: ¡¡El contenido está protegido!!